¿Qué es Bumble y por qué necesitas probarlo?

A ver, así rápido de chisme:

Imagínate que perteneces al equipo fundador de una súper app de citas, trabajas con tu novio y otros colegas. La app estalla en popularidad, convirtiendo su proyecto en un negocio rentable. Todo va bien, hasta ese día en el que cortas con el susodicho. De ahí en adelante tu trabajo resulta un infierno, recibes mensajes inapropiados en el trabajo y no te sientes cómoda en tu día a día. Así terminó todo en Tinder para Whitney Wolfe.

Tras una denuncia de acoso, Wolfe terminó su periodo con la famosa app.

Me gusta imaginármela tirada en su sillón harta de toda la mierda mediática, cuando recibió la llamada de Andrey Andreev, quien le propuso crear una app más consciente de la problemática femenina.

Lo básico sobre Bumble

Estoy segura de que culturalmente, la mayoría de las mujeres esperamos a que él dé el primer paso. Esta app propone que nosotras tengamos el control. Sí, tú. Chica heterosexual que se la vive pegada a la conversación de Whatsapp. Aquí puedes desechar ese juego absurdo del “no le hablo hasta que me hable”.

Te platico un poco de cómo se usa esta app: si haces match con este chico tienes 24 horas para hablarle, de lo contrario se borrará la ventana de conversación. Suena a presión pero créeme, descansarás al no tener todas esas ventanitas abiertas (literal). Sólo tú puedes dar el primer paso.

El plus: nuevas amigas

Esta es la razón por la cual creo que todas necesitamos bajar Bumble. Es divertida y te permite conocer no sólo a futuros dates, sino a posibles amigas o compañeras de trabajo. Tal vez eres nueva en la ciudad o sólo quieres expandir tu círculo personal o profesional, lo cierto es que tener una pareja no es pretexto para no usar esta app.

El problema

Aquí va: las mujeres (en México por lo menos) no solemos tomar la iniciativa cuando se trata de conversaciones con extraños. Lo cierto es que la mayoría de nosotras esperamos que ellos sean los que se muestren interesados.

Esta dinámica de “que me hable ella”es un problema a la hora de usar, es por esto que muchas de nosotras abrimos cuenta y cerramos al darnos cuenta de que la conversación no fluye, lo que se traduce en que la app no tiene muchos perfiles en la opción de hacer amigas, yo ya la he descargado y te juro que hay niñas increíbles esperando hacer nuevos contactos.

Lejos de pensar que es una medida desesperada, pongámonos en la posición de alguna chica nueva en la ciudad, o tímida a la hora de un primer acercamiento y atrevámonos a probar una nueva dinámica de socialización… oh y PARFAVAR, absténgase de aclarar que no quieren que otras mujeres les tiren la onda porque sólo se ganarán un delete por poner una aclaración innecesaria en una sección de la plataforma que tiene otra dinámica.

¡Bájala y me cuentas cómo te fue en Instagram!

Deconstrúyete primero: Qué hacer y no hacer como hombre el 8 de marzo

¡Hola! Soy Diego García y estoy de invitado en este blog. Me gusta mucho escribir sobre representación de género y diversidad sexual en el cine y la televisión en mi blog: mixologia.mx y, en general, estoy muy interesado en temas relacionados con género, con  un especial enfoque en masculinidades no tóxicas. Por ello, hoy les quiero hablar un poco sobre la importancia de la deconstrucción de la idea de masculinidad que tenemos como hombres y de qué formas esto nos puede ayudar a entender mejor el feminismo.

El 8 de marzo es un día importante. Es el día en el que se conmemora la lucha que miles de mujeres alrededor del mundo hacen a diario por el reconocimiento de sus derechos y para recordar el sacrificio que muchas mujeres hicieron por ellos. Es por eso que salen a marchar. Es por eso que es un día que se conmemora, no se celebra. Es por eso, que es un día que debe ser vivido, luchado y protagonizado por las mujeres.

Por ello, es muy común toparse — días antes — con comentarios negativos, sobre todo de hombres que se sienten alienados y confundidos sobre su participación en dicho día, pero también, con mensajes sobre las cosas que podrían hacer (o dejar de hacer) para apoyar en la lucha, sobre todo en ese día. En mi experiencia, hay varias cosas que debemos de tomar en cuenta no solo en este día, sino todos los días:

No ser protagonistas, ni buscar protagonismos.

Como mencionaba antes, el 8 de marzo es un día que conmemora la lucha de las mujeres por sus derechos. Los hombres nada tenemos que estar haciendo intentando liderar o protagonizar sus marchas, sus eventos y sus movimientos, ni mucho menos hablar por ellas. Es hora de de dejar de querer dominar sus espacios, suficientes tenemos con los que habitamos y controlamos a diario.

En lugar de ello, lo mejor que podemos hacer, es hacernos a un lado, guardar silencio y escuchar atentamente a todo lo que ellas tienen que decir, nuevamente, esta no es nuestra lucha, ni somos — ni debemos serlo—  líderes de opinión de su movimiento. Lo que me lleva al siguiente punto.

Guardar silencio y escuchar.

A los hombres se nos ha enseñado desde pequeños que nuestra voz importa, e importa mucho, muchas veces por encima de la voz de las demás. Por ello, siempre tenemos una opinión de algo y queremos que todo mundo la sepa. Sin embargo, algo que debemos de aprender a hacer, es a escuchar y guardar silencio, sobre todo cuando se trata de una mujer hablando.  Su opinión es igual de importante y válida que la nuestra, por lo que no tenemos nada que hacer al tratar de hablar por encima de ella. 

Al contrario, lo mejor que podemos hacer, es escuchar lo que tiene que decir y darle la importancia que merece, sobre todo —  y esto es importantísimo —  si se trata de un tema en el que ella es experta y, aún más,  cuándo nadie nos pidió nuestra opinión. Es hora que dejemos de intentar de tener la razón para todo y comencemos a escuchar a las demás. Su voz es igual de importante que la nuestra.

Entender nuestro privilegio y hacer algo con ello.

Es un hecho, los hombres tenemos un privilegio desde que nacemos, por el simple hecho de ser hombres. Eso no se pone en discusión. El problema radica en lo que hacemos y dejamos de hacer con él. Como mencionaba antes, a los hombres se nos escucha más y se nos tiene más credibilidad. Por ello, deberíamos de comenzar a aprovechar este privilegio en nuestros espacios habitados por otros hombres y hablar cuando algo no nos parezca.

Levantar la voz cuando uno de nuestros amigos, u hombres cercanos, haga un chiste machista o diga comentarios machistas. Decir algo cuando alguno de ellos comparta una foto de una mujer desnuda, semidesnuda o cosificada en el chat grupal. Quejarnos cuando uno de nuestros amigos hable de las mujeres como si fueran pedazos de carne y no seres humanos con emociones y sentimientos. Hacerles saber cuando lo que están haciendo es mal y no quedarnos callados. Pero, sobre todo, dejar de intentar de decirles a las mujeres cómo vivir su feminismo y mejor enfocarnos en mostrarles a nuestros amigos, y seres queridos, lo fuerte y doloroso que es su sexismo.

Entender que las mujeres, y sus cuerpos, no son de nuestra propiedad.

Las mujeres, al igual que nosotros, son seres humanos con sentimientos, emociones y decisiones propias que no esperan a que les estemos dando nuestra opinión sobre todo lo que hacen y dejen de hacer. Las mujeres no son nuestra propiedad y pueden hacer lo que quieran con sus cuerpos. Dejemos de comentar sobre lo que hacen y dejan de hacer y comencemos a actuar con lo que nosotros como hombres estamos haciendo y dejando de hacer para que el sexismo y la inequidad de género desaparezcan.

Si todos comenzáramos por hacer estas poquísimas cosas en nuestra vida diaria, el panorama empezaría a cambiar y la situación sería mucho más favorable para las mujeres. Es por eso que los invito a tratar de hacerlo. Modificar nuestras actitudes y formas de actuar frente al sexismo puede significar un gran paso en el camino a la equidad de género.

Apostar por tus proyectos: 4 lecciones que te servirán

Es tan fácil creer en los sueños de los demás. Si mañana, en el cafecito, mi amiga Abril me platicara que quiere lanzar su propia línea de zapatos, no dudaría ni un segundo en sus capacidades, “lo tienes todo” “¿qué esperas?” “tienes todo mi apoyo”.

Siempre he sido una persona que se pone en segundo lugar, en parte porque es muy cómodo posponer tus planes y esperar a que la magia suceda sola; pero no sé qué tiene la vida que siempre me ha puesto en situaciones irónicas donde me arrepiento de no haber creido en mí, te comparto lo que he aprendido para que no repitas mis errores:

Todas las ideas suenan tontas al principio

Bueno, no todas, pero siempre hay un punto en el que te cuestiones lo que estás haciendo: “me siento ridícula”, mi sinti ridicili mimimi… ¿qué crees? es normal que te sientas así con cualquier actividad que no domines del todo. Así que como dicen, “Fake it ‘till you make it” o séase tú como que le sabes y si no, preguntas y asunto arreglado.

El tiempo nunca sobra

Si eres de las afortunadas a las que se les acomoda perfecto un nuevo proyecto felicidades, no tienes pretextos. Si perteneces al otro espectro de la comunidad, tampoco tienes pretextos. En realidad siempre tendrás que sacrificar algo, horas de sueño, cafés con las amigas o esos ratos de no hacer nada que juntos sumarán más de una hora semanal.

El punto no es que termines harta, sino que te des cuenta de qué es lo que puedes dejar de hacer para invertirle a tu proyecto. Una vez te hayas acostumbrado al ritmo, estoy segura de que conseguirás equilibrar estos acpectos.

No vas a estar inspirada todos los días

Esto es lo que más me ha costado. Muchas de nosotras solemos ser como estrellas fugaces, empezamos a un ritmo increíble y nos vamos apagando por cualquier obstáculo.

Por ejemplo, una semana de muchos pendientes hace que descuides la historieta que publicas semanalmente… como no le diste una semana ya no le das la siguiente, ni la siguiente, y así hasta que vuelves a tener otra crisis de vida y te vuelves a poner las pilas.

Si no le puedes dar bien una semana, sólo revisa o investiga, lo que tengas tiempo de hacer, incluso pensar en un tema podría ser una buena forma de integrar tu proyecto para retomarlo la siguiente semana. ¡Tu puedes!

Lo vas a ver inalcanzable los primeros años

Cómo no, si cada que lo intentas lo vuelves a dejar. Las nuevas generaciones queremos todo inmediato, nos desesperamos y tiramos la toalla demasiado rápido. Teniendo tantos ejemplos de estrellas y proyectos exitosos gracias a la viralización, claro que te desesperas. Aquí, mi amiga, tienes que pensar que tú eres la regla, no la excepción. Si llega algo inmediato qué bueno, pero si tarda en llegar ya estás hecha a la idea.

Lo cierto es que probablemente ya conocías estas leccioncitas, yo también. Lo triste del caso es cuánto cuesta asimilarlas y aplicarlas… Lo que yo he comenzado a hacer es visualizar y repetirme constantemente cada una de ellas. Casi casi como religión, así lo tienes más presente y te sientes mejor contigo misma cuando dejas de abandonar o comienzas por fin lo que tanto querías hacer. Desde buscar trabajo hasta comenzar a hacer ejercicio.

Date a ti misma el voto de confianza. ¡No te vas a arrepentir!

Los mejores podcasts en español – Top 10

Desde mis inicios en el mundo de los podcasts he sido muy fan, recuerdo que no estaba muy feliz con mi trabajo y escuchar a Sophia Amouroso hablar de emprendimiento era lo único que me motivaba a seguir trabajando.

¡Me encanta el formato! Es un programa de radio con un acercamiento más humano (en muchos casos) que puedes escuchar en los ratos perdidos de tu día, lo único que siempre me frustró era que no habían muchas opciones en español.

He de confesar que este proyecto en un principio surgió como la idea de un podcast, pero debido a la poca demanda decidí posponerlo un rato y comenzar escribiendo…¡Qué tonta! Es el ejemplo más claro de que hay que creer en tus proyectos, pero bueno, en lo que empiezo el mío te voy a compartir mi top 10 de podcasts en español, los que yo considero al menos que valen la pena escuchar ¡porque en gustos se rompen géneros claro!

La verdad es que todos tienen propuestas de contenido deferentes así que no voy a enumerarlos para que les des una oportunidad, así que aquí van:

Después de los créditos

Después de los créditos podcast

Si te gusa el cine o quieres comenzar a conocerlo este es tu podcast. La combinación de Germán Gallar, un comediante con pasión por el cine y Diego García, sociólogo especializado en temas de género y bloggero cinéfilo hace que no te aburras ni un sólo episodio.

¡No me lo pierdo nunca!

Háblame sucio

¡Me lo compartió un amigo de la oficina hace un mes y soy adicta! Anjo Nava y Olivia Aguilar son dos personas como tu y yo que simplemente hablan de temas sexuales.

Es muy rico de escuchar porque el formato hace que te sientas entre amigos, con anécdotas divertidas que probablemente discutirías en alguna buena borrachera. Es realmente refrescante escuchar conversaciones tan espontáneas, considero que normalizan muchos temas tabú…

El plus son sus “tu qué harías” al final de cada episodio, donde se ponen en situaciones muy incómodas y divertidas.

Sexópolis

¿Otro podcast de temática sexual? ¡Sí señoras! Porque necesitamos romper muchos paradigmas, Sexópolis es un formato un poco más educativo, pero sin caer en lo aburrido.

Dale una oportunidad a estos sexólogos que a parte de ilustrarte ¡tienen mil anécdotas divertidísimas!

Historias perdidas

Tengo que confesar que este lo acabo de conocer y me gustó mucho, si te gustan los datos curiosos de historia creo que realmente vale la pena.

Su único defecto a mis ojos es que está un poco “producido de más” por así decirlo, una dinámica un poco más de radio pero con una temática que pocas veces he visto. ¡Conócelo!

Negocio entre pañales

¡Quiero más contenidos así! Paola Elízaga, una mexicana viviendo en Panamá, mamá y entrepreneur. Refrescante, nunca aburrido, el giro de este programa es compartirte consejos de marketing digital, motivación y herramientas del día a día para que ser mamá no sea un impedimento a la hora de emprender un negocio.

Mi consejo es que no te cases con la temática, si no eres mamá igual te encantará porque Paola es una persona muy divertida y directa.

Radio ambulante

Esto es periodismo. Este es el podcast para estar al día con temas de interés latinoamericano.

Un formato muy flexible que nunca te aburrirá. Si no escuchas este podcast ¡corre! no te vas a arrepentir.

 

 

Tlatelolco: la plaza en movimiento

Este es uno de los descubrimientos que le atribuyo a este artículo, increíblemente complejo y entretenido.

Para este podcast se uniéron, wait for it…. Spotify, Rolling Stone México y Cultura UNAM. Si no estás escuchándolo con el simple hecho de esta colaboración…si te da flojera la historia mexicana, déjame te platico que lo interesante de este podcast es que te da un contexto global del momento que te está narrando.

Es como una buena novela ¡adictivo! Esperemos que vengan muchas más colaboraciones así de interesantes.

Mañana empiezo

Hace unos meses me fui a cenar con mi buen amigo César. Como yo soy una apasionada de los podcasts salió el tema y me compartió esta belleza. El podcast español tiene una temática muy simple: ¿qué hostias pasa con equis o tal tema? Por ejemplo, el crossfit. ¿Funciona? ¿De qué trata? ¿Cómo empezó?

Son capítulos cortos que te permitirán empaparte de temas “mundanos” que no sabías que podían ser tan interesantes. Fuera de que me encante escribir palabras españoletas, lo recomiéndo muchísimo.

Lamentablemente no está en Spotify, sólo iTunes y iVoox, te comparto el link y te dejo un episodio:

Mañana empiezo – Sustitutos del azúcar

El podcast de Alex Fernández

Mi comediante de cabecera, me declaro fan de Alex Fernández. Cada semana aborda un tema de interés o “mame”, como le digas. Lo importante es que te hará los días más ligeros.

Te lo recomiéndo para cuando tengas un mal día o de camino al trabajo porque a parte de que es graciosísimo se nota todo el empeño que le pone. ¡Matas dos pájaros de un tiro!

Cosas de internet

Laura y Santiago don dos colombianos divertidísimos que decidieron discutir sobre temas de internet. Tal cual. No te vas a arrepentir de escuchar este podcast, son pláticas amenas sobre temas de actualidad como el bitcoin o el voto elctrónico. ¡Recomendadísimo!

Y así termina mi top de podcasts en español, espero que le des una oportunidad a cada uno porque de verdad valen la pena dentro de su temática. ¿Tienes otros en mente? ¡Cuéntame en los comentarios!

Comparaciones ¿en verdad me afectan?

Tal vez me digas, “no hay problema Andrea, yo sí tengo claro que cada quien tiene metas y posibilidades distintas”, a lo que yo te responderé, qué bello querida hija de la luz pero ¿recuerdas aquella vez que te quisiste poner bikini y no te atreviste porque iba Nina la buenorra de IG a la alberca? Hay comparaciones en todos tamaños y sabores.

Y es que tal vez tú tengas tu doctorado y hayas ganado unos kilitos preparando tu tesis, pero como la situación física de Nina va más con el estándar aceptado pues tu prescindes de vivir feliz* con tu situación actual*.

*usar el bikinazo

*unos kilitos y rayitas de tigreza salvaje

Son estas comparaciones que aplastan e invalidan todos tus logros, las que quiero tratar en este post. Estas comparaciones que pueden tener su lado lindo pero a fin de cuentas logran que tu autoestima dependa de un tercero:

Imagínate que te graduaste con honores y tu némesis de la carrera no, te sientes mejor que él/ella por unos meses hasta que consigue su primer trabajo y no entiendes cómo si a ti ni siquiera te han devuelto la llamada. Te empiezas a sentir mal y al final llegas a la conclusión de que siempre fuiste una estúpida y que tu sobresaliente fue cuestión de suerte.

Como ya lo ilustré anteriormente, muchas personas cometemos el gran error de compararnos para legitimizar nuestro éxito, en este campo influyen 2 grandes errores: darle demasiado valor a los logros/fallos y desestimar nuestras metas y sueños cuando volteamos a ver el éxito vecino. Aquí mis recomendaciones:

No dejes que una acción te defina

No somos una acción, buena o mala. Ni siquiera somos un conjunto de acciones. Es decir, no porque hayas reprobado ese exámen eres una tonta o no porque hayas actuado de forma incorrecta eres una mala persona. Esta parte es muy importante porque muchas veces cometemos errores por este tipo de “visión absoluta” de la vida, como no volver a iniciar un negocio después de que tu primera empresa no prosperó.

Cada que falles o cumplas alguna meta, por muy pequeña que sea, recuérdate a ti misma que eres una gran persona, que tienes altas y bajas. Celebra si es alta, acepta y aprende y es baja.

Reformula tu concepto de éxito

No te cases con una sola definición, tus metas y aspiraciones pueden variar conforme avance el tiempo. Casi nadie quiere ser bombera después de los 10 años ¿Se vale tener metas fijas? Claro. Pero también necesitas saber que cambiar de opinión es de sabios.

Esparce buena vibra

La buena vibra se contagia, alegrate del triunfo de tus contemporáneos y aprende de sus éxitos y fracasos. Somos humanos y claro que por un momento sientes feo del cuerpazo de Nina, pero no conviertas ese sentimiento en algo que prospere. ¡Úsala de inspiración y establece tus propias metas para ser esa versión de ti que tanto haz querido!

Haz tu detox anual

Soy la más fan de tirar o donar lo que ya no uso, así como tiro el suéter de hace 10 años, también me doy una vuelta por todas las personas a las que sigo en redes sociales. ¿Qué me aportan? ¿Aprendí algo de ellos este año? ¡Si sólo me hicieron sentir menos afortunada los elimino de mi feed!

Tip: Si es la tía Paty o la prima de tu mejor amiga sólo siléncialos en la red social de tu elección. Te ahorras problemas y comparaciones sin causar una ruptura de ningún tipo.

No te quieras comer el mundo

¡La más importante! Muchas de mis depresiones de principio de año han sido por todas las cosas que quiero hacer y todo el tiempo y compromisos que se interponen.

Claro que se puede hacer todo pero si no dejas tiempo ni para lavarte la cara te vas a abrumar y vas a terminar dejándolo todo. Esto tiene todo que ver con compararte porque siempre existe esa persona que ha hecho mil cosas y que te hace sentir como una floja empedernida.

Mi consejo es que vayas agregando tareas de acuerdo a tus posibilidades, si alguna semana no puedes ir a tu clase de francés o grabar tu video reacomoda la siguiente semana o baja la cantidad de tiempo que le estás dedicando a otras cosas.

Cuando te pones una meta del tamaño y forma que quieras y la cumples, estás motivándote a dar el siguiente paso en el ámbito que quieras, te sientes bien y reafirmas lo que ya debes de saber: que te mereces ese logro.

Recuerda que cada contexto es diferente, nadie es mejor ni peor. Habrán cosas en las que estés brillando en este momento y después no tanto. ¡Tu síguele dando!

Diarios de una godín: Bienestar en tiempos de oficina

Okay.

Sé que probablemente has leído mil artículos al respecto porque yo también.

La realidad es que cuando comienzas tu vida godín, te imaginas siendo la versión más adinerada y glamourosa de ti misma, no la protectora de los tuppers sagrados ni la que se lleva la maleta a la oficina por si ese día el gym es digno de su presencia.

Actualmente llevo 2 años siendo oficinista como tal y he de confesar que a la fecha no me he convertido ni en Bárbara de Regil ni en la CEO de ninguna empresa, lo que sí, es que después de mucho fregarle, considero que he logrado mantener un poco de orden en varios aspectos de mi vida dentro y fuera de la oficina con estos mini hacks que te quiero compartir:

Comer bien

Esta es la más difícil para mí, ya que no sólo tengo que lidiar con mi sobrepeso, sino que a eso se suma un intestino irritable que despierta cada vez que paso más de 2 días comiendo mal, así que estomacalmente no me puedo dar el lujo.

Si tu oficina es millenial como la mía, te verás constantemente tentada por los snacks con los que la empresa te provee, deliciosas barritas, papitas, jugos, etc. Aquí hay que amarrarse muy bien los ovarios y tener 2 refrigerios siempre a la mano, algo que no requiera de mucha preparación (pueden ser manzanas, yo compro unas obleas con stevia para calmar mi necesidad de carbohidratos).

Independientemente de si compras la comida o te la preparas, hay un artículo que no puede faltar en tu cajón de godín: el atún. Atún con habanero, ensalada de atún, atún con aceite de oliva ¡las opciones son infinitas! si no te apetece preparar comida un día antes, o simplemente la olvidaste, este es el mejor tip y lo que más me ha dado resultado para evitar terminar pidiendo la torta ahogada de la fondita de doña Lupe.

Cuidado personal

Cuando nos sentimos agotadas después de una larga jornada de trabajo, acicalar nuestros bellísimos cuerpos pasa a segundo plano, y no tiene nada de malo preferir 1 deliciosa hora de Netflix en lugar de meter ropa a lavar o pasar 15 minutos buscando bellos a lazar en mi cara (barbilla) ¡No! Tengo TODO el derecho. El problema llega cuando se convierte en una cadena de descuidos: ropa sucia o limpia sin acomodar, uñas con esmalte gastado, comida echándose a perder, etc. cada quien conoce sus mañas.

Mi hack número 1 en esta área es la siguiente: date 1 día !Sólo un día! Empieza por apartar tu sábado o domingo para tus quehaceres y ordena. Ordena lo que te plazca, lo que consideres necesario para pasar una semana laboral con calma, trabajes en oficina o no, tener tareas acumuladas te quita mucho tiempo. Y con tareas hablo desde lavar tu ropa hasta esa deliciosa manicura que no te has dado tiempo para realizar. No va a pasar nada si pospones uno que otro plan, piensa lo bien que te vas a sentir toda la semana con tu cajón acomodado y la piel deliciosa por esa exfoliación que tanto pospusiste.

Proyectos externos

Este es mi área menos productiva, sigo tratando de dominarla porque lleva miedo de por medio. Sí, miedo de hacer lo que nos gusta porque muchas veces la felicidad nos da mucho miedo (ya lo tocaré en otro post), pero aquí va:

  1. Plan de acción: ESCRIBE acciones en concreto cada semana, como un to-do-list de bienestar, por ejemplo: si te gusta hacer velas, proponte esta semana buscar lugares que vendan los materiales, o si amas leer, escribe las hojas que leerás en la semana (10 o 100, lo importante no es la cantidad).
  2. Facilitate el trabajo: Vas a encontrar pretextos. Algo va a salir siempre, nunca vas a tener tiempo, porque cuando le temes al fracaso las excusas se inventan solas. Facilitarle a tu futura yo el trabajo para que no haya pretextos, por ejemplo: Quiero empezar a trabajar de freelance, preparo mi área de trabajo desde casa para no estar incómoda, o si quiero leer, tengo listo el libro en mi celular o compro la versión de bolsillo para siempre tenerlo en mi bolsa.
  3. Háblalo: He escuchado a  personas decir que si tienes algún proyecto no lo debes de compartir, que podrían robarte la idea ¡olvídate de esto y comparte! no te voy a negar que hay gente mala en el mundo, pero platicale a las personas cercanas a ti, que se interesen y sobre todo que te pregunten cómo va tu proyecto, porque de alguna forma estarán ejerciendo algún tipo de presión.

A pesar de haberte pasado muchos tips prácticos en párrafos anteriores, lo más importante que debes tener en cuenta es que no existe el equilibrio como tal entre aspectos de la vida. Algunas veces necesitarás darle más a tu carrera, otra a la familia y tal vez tengas alguna racha en la que necesites dedicar la mayoría del tiempo para ti.

Lo que cuenta aquí, es que a pesar de que la vida cambie y exija diferentes cosas de ti, tu bienestar físico y mental esté al 100%.

¡Conviértete en tu prioridad!